Energía Oceánica

China dispone de un gran potencial para ser explotado en tecnologías oceánicas, dado que dispone de más de 18.000 km de costa y más de 6.500 islas. A su vez, la mayor parte del consumo energético se localiza en zonas cercanas al mar, por lo que la energía oceánica presenta unas oportunidades considerables. China ha tenido experiencias en las cinco típicas formas de explotación de los recursos oceánicos (mareomotriz, undimotriz, corrientes marinos y gradientes térmico y salino), con diferentes grados de implicación. No obstante, a día de hoy la energía mareomotriz representa el sector más maduro gracias a una larga tradición que ha repercutido en una gran experiencia en cuanto a su explotación, mientras que el resto de tecnologías han sido poco desarrolladas.